HARRY HERNÁNDEZ TIRADO, Portada

Entrevista a Harry Hernández Tirado

Harry Hernández Tirado
Harry Hernández Tirado

Todo lo que hago es para aproximarme al arte

Me defino como un artista integral que hace un sinfín de cosas para mantenerse cerca del proceso artístico. A lo largo de mi vida he profundizado en el estudio del arte y en su concepto: todo lo que hago es para aproximarme al arte, dentro y fuera del taller. Por ejemplo, he desarrollado emprendimientos, como el proyecto UPR Cayey Bistro, con el fin de generar recursos para la formación de los artistas. Los recuerdos más remotos de mi relación con el arte vienen de mi infancia; yo ya mostraba una inclinación natural hacia las actividades creativas, y tuve la suerte de tener a mi lado a mi tío Juan, quien desde muy pequeño me enseñó a dibujar. También me transmitió su gran sensibilidad hacia todo lo que le rodeaba y hacia sus semejantes: él y toda su familia se han dedicado a la docencia, y ahora me dedico a seguirles los pasos. En los ´70 participé en una escuela Montessori.

De una u otra forma el arte estuvo rondando mi vida desde mi niñez; sin embargo, el momento crucial en el que decidí asumirme como artista ocurrió después de mi primer semestre de arquitectura en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras. El arte siempre estuvo rondándome, y yo sentía una imperiosa necesidad de expresarme, de crear; por mucho tiempo indagué en diferentes experiencias artísticas, pero después me enamoré de la arquitectura. Mi familia veía con preocupación que ninguno de mis intereses parecía ser una profesión rentable; ellos querían que yo estudiara “algo que me dejara dinero o me moriría de hambre”. Hoy en día, puedo asegurar que es no me ha sucedido. Las dificultades en la vida te llegan siendo artista o no. Con el tiempo descubrí que tal vez necesitaba más madurez para desarrollar la arquitectura, pero el arte se adaptaba perfectamente a mi momento.

Harry Hernández Tirado
Harry Hernández Tirado

Un artista es el resultado de muchas influencias

Para los tiempos en que estuve en la Universidad de Puerto Rico, por allá en los ´90, empecé a trabajar en la galería “Tutto”, del gran artista puertorriqueño Augusto Marín. Allí comencé como enmarcador, pero el contacto con tantas obras importantes de artistas muy destacados me ayudó a agudizar mi apreciación del arte, y poco a poco me fui convirtiendo en una especie de asesor dentro de la galería. Creo que fui muy afortunado, porque en aquel entonces tal vez yo llegué ahí con esa visión, pero se dieron las condiciones. En el transcurso de mi formación tuve la fortuna de estudiar con maestros como Martín García, Rafa Rivera Rosa, Pablo Rubio, Néstor Millán y Julio Suárez; en el 1995 me fui de intercambio para “Hunter College”; estudié también con Vincent Longo. En 1998 fui a México comencé mi maestría en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Un artista siempre es el resultado de muchas influencias; en mi caso particular podría mencionar muchos más, pero si tuviera que escoger, yo mencionaría al señor José Morales. Lo conocí en Nueva York cuando me fui de intercambio, y me sacudió en todos los sentidos, no sólo en lo artístico sino también como gestor cultural.  Conocí su obra en la primera exposición que presencié en Nueva York en el Museo del Barrio: unos canvas monumentales de 10 x 10″ y 12 x 12″, pero también ha hecho esculturas, instalaciones y ensamblajes. De él no sólo admiro su lenguaje, la fuerza de su pintura, sino también la manera en que se aproxima a las cosas. Otros artistas que han marcado mi trabajo son Arnaldo Roche, a quien admiro por su sensibilidad un poco más visceral en el trabajo, y Juan Sánchez por su forma de abordar la cotidianidad como un hecho casi religioso.

Ser profesor te obliga a renovarte constantemente​

Muchas veces me han preguntado por qué “sacrificó” una parte de mi carrera para dedicarme a la docencia. En realidad, ser profesor es mi estrategia de fortalecimiento personal; no sólo es muy gratificante para mí, sino que es vital. Trabajar con los jóvenes me obliga renovarme, a mantenerme actualizado con respecto al mundo del arte; mi intención es darles siempre la mejor versión de mí, no sólo en lo artístico y en lo académico, sino sobre todo en lo humano. El intercambio con los jóvenes me permite nutrir mi percepción de las cosas; eso es muy importante para cualquier artista, sobre todo en un mundo como el de ahora, que cambia constantemente. Otro aspecto no menos importante es que la docencia me permite hacer lo que me gusta sin padecer la incertidumbre que trae una carrera profesional en Puerto Rico, donde el aparato cultural es pequeño en comparación a otros países, como por ejemplo México.

También soy profesor porque mantengo mis apuestas ideológicas por el país; pienso que en Puerto Rico hay mucho trabajo por hacer y mucha sensibilidad por aflorar, y eso lo compruebo cada día a través de mi contacto con la gente joven. Mi aporte no solamente se manifiesta en mi obra plástica, sino también en la siembra de conciencias que realizo como docente; tener acceso a los jóvenes me permite cultivar ideas en quienes algún día tal vez van a tomar decisiones que afectarán a otras personas. Son apuestas ideológicas que tienen que ver más con la sensibilidad que con un partido político o con la ideología de izquierda -que ciertamente tengo-; se trata de un proceso constante; es algo que sé que debo hacer: conectar con gente, dar lo mejor que pueda de mí y transformar las grandes realidades con mis pequeños actos cotidianos.

El artista necesita salirse del taller​

Con la cafetería tengo la galería “Sol Sereno”, que se ha convertido en el epicentro del arte contemporáneo en Cayey.  Eso es fundamental, porque la naturaleza del arte se adapta a cada tiempo, y es necesario generar espacios para dialogar sobre esa interacción. Estoy viendo la perspectiva de mi hacer en el arte como parte de todo este proceso. Yo me levanto a las 4:00 am y trabajo en la cafetería desde las 6:00 am. hasta las 9:00 pm. todos los días. Más que un artista, soy un gestor cultural; tengo la madurez suficiente para darme cuenta de que quizás no tengo una carrera destinada únicamente a mi obra, pero me siento satisfecho de estar persiguiendo mis ideales, al igual que otros grandes artistas que también dejaron grandes aportes, como Arnaldo Roche y muchos más. Yo también quiero dar mi aporte; quiero hacer mis obras, pero siento que falto a mi responsabilidad si no hago también todas estas cosas. Quiero dejar mejores generaciones, que contribuyan a crear un mejor país y un mundo mejor.

Harry Hernández Tirado
Harry Hernández Tirado

Me inspira saber que puedo hacer sentir algo con el arte​

El arte para mí es un proceso de comunión humana, de humanización profunda; es un gran poder. El arte es esa experiencia que me ayuda a entenderme a mí como ser humano; me ayuda a darme cuenta de quién soy y quiénes son esas personas que están a mi alrededor. Es mi tiempo…  mi vida… mi muerte. Es una forma de llegar a una experiencia profunda como ser humano. La inspiración y los intereses pueden fluctuar; muchas veces lo hago por mí, porque lo he ido procesando a través de lo que puedo dejar a otros. Ciertamente, me inspira el poder conmover a otras personas a través del proceso artístico; saber que puedo hacer sentir algo con el arte. Yo estoy inconforme de saber poco de mí, es insaciable. Espiritualmente conozco más de mí, y a veces uno llega al llanto porque darte cuenta de eso te sacude, te conmueve.

Me he echado a llorar viendo obras de arte, y no me avergüenza decirlo, porque han significado una experiencia trascendental; me han sacudido el espíritu. Poder hacer eso como ser humano y regalarle esa experiencia a los demás, eso es lo que me inspira.

Actualmente trabajo en el desarrollo del Laboratorio de Artes Visuales, proyecto en el que trabajo desde hace unos 3 años. Tenemos un lugar designado para hacer un taller de serigrafía para hacer carteles y camisas y serigrafía artística, y el próximo paso será tener unas máquinas de bordados que complementen eso. Mis planes son seguir expandiendo el taller y pasar de enmarcado, arte, serigrafía y fotografía, al diseño de muebles. Seguir elaborando el proceso académico del arte y seguir desarrollando una mejor estructura, porque, en el caso de la universidad estamos en una especie de abandono.

Además de dedicarme a mi obra de manera sostenida, mis planes están enfocados en ayudar la UPR y el proyecto de las artes. He visto mucha apatía en la Universidad de Puerto Rico y es bien doloroso decirlo, pero hay mucha insensibilidad en los procesos administrativos concernientes a lo artístico. Es bien difícil convencer a administradores de que nos apoyen con cuotas de tecnología; estoy tratando de convencerlos de que realmente en el arte también hay valor.

Conoce más sobre las Obras de Harry Hernández Tirado

Harry Hernández Tirado

Perfil: https://hueworldsart.com/perfil-harry-hernandez-tirado/

Catálogo: https://hueworldsart.com/product-category/harry-hernandez/

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MenúCategoríasHome Subir